Inicio / Historial de Publicaciones / Publicación


POR QUÉ NO PARAR DE ENTRENAR EN VACACIONES

Publicado el Miércoles 04 de Julio de 2018

Todos sabemos que las vacaciones son un momento para descansar al máximo y conseguir aislarnos de los problemas cotidianos. Por ello este momento es para muchas personas una forma de desconectar al máximo y dejar incluso actividades tan importantes como el entrenamiento.

Por eso en este post queremos repasar algunas de las consecuencias que ocurren al dejar de entrenar durante varias semanas.

Es cierto que el descanso es fundamental a la hora de trabajar el cuerpo, ya que no debemos someternos a un desgaste físico demasiado pronunciado todos los días para poder seguir mejorando a nivel muscular y en habilidades como fuerza o resistencia. Por eso muchas veces se recomiendan periodos de descanso en las rutinas de entrenamiento y pasar unos días sin entrenar. Pero en vacaciones para muchos el descanso se extiende demasiado lo que puede suponer efectos perjudiciales para nuestro organismo.

Ante todo es necesario que tengamos en cuenta que en una semana sin entrenar el efecto en el organismo no es problemático , si no que empieza a notarse a partir de más días (10 según algunos estudios) sin actividad. A pesar de todo, nosotros queremos repasar lo que experimentamos al dejar de hacer ejercicio.

Menos fuerza

Habilidades como la fuerza se degradan, ya que al dejar de entrenar nuestra musculatura, las fibras que componen nuestros músculos se van deteriorando, por lo que con ello decaerá también la fuerza de nuestro cuerpo considerablemente.

Tampoco hay que olvidar los efectos que tendrán lugar en el organismo, ya que el metabolismo funciona más deprisa cuando nos ejercitamos, ya que nuestro cuerpo, al tener más masa muscular, consume más energía en reposo. Por ello al dejar de entrenar es necesario adaptar la dieta y no abusar.

Por eso en los momentos de vacaciones solemos ganar peso, ya que disminuimos la actividad y no cuidamos tanto la dieta.

Con todo esto, no quiero decir que no se deba descansar, todo lo contrario.

Pero no hay que dejar de lado la actividad física. Mi consejo personal, es aprovechar a movernos todos los días:

- Andar por la playa
- Nadar
- Jugar con los niños
- Practicar deportes con amigos o familia
- Entrenar tu rutina personal (supervisada por un especialista)

Y sobretodo cuidar tu alimentación durante este periodo y en el parece tan difícil hacerlo.

Felices vacaciones y no dejéis de moveros.



  Mario Sáinz
  Personal Trainer en T-Center
  Team Leader de TacFit e Instructor de Clubbells y FlowFit