Inicio / Historial de Publicaciones / Publicación


ME DUELE LA ESPALDA...

Publicado el Miércoles 13 de Diciembre de 2017

¡Ojo al dato! "Un 80% de nosotros tendrá dolor de espalda a lo largo de nuestra vida, si no lo tenemos ya".

En la actualidad, tengo muchos clientes (por desgracia cada vez más), que llegaron con molestias en diferentes alturas de la columna, y lo preocupante es que cada vez son más jóvenes. La sociedad cada vez es más activa, y eso tiene un lado bueno y otro no tanto. "Todo el mundo quiere hacer de todo, pero no todos pueden hacer todo".

Hernias, protusiones, inflamaciones, contracturas, compensaciones, sobrecargas y un largo etc., son algunos ejemplos de uno de los perfiles que más nos encontramos en T-CENTER.

Debemos saber que la columna son 33 huesos, llamados vértebras, divididas en cuatro zonas: cervical, torácica, lumbar y sacra. Salvo en la última zona, todas las vértebras se unen por unas almohadillas llamadas discos. La columna es la que protege a la médula espinal, la cual está formada por nervios y células que llevan información del cerebro al resto del cuerpo.

Pueden ser muchos los motivos que ocasionan dolor en esta zona del cuerpo, pero hay algunos hábitos del mundo en que vivimos que no dejan margen de error. Comenzamos en la edad escolar, pasando por el instituto y algunos culminando en la universidad. Así de repente nos hemos pasado unos 18 años de nuestra vida sentados en una silla, y no precisamente sentados correctamente.

De ahí entramos en la edad adulta, en la edad laboral, y podemos encontrarnos diferentes trabajos donde pasaremos unas 8 horas al día sentados frente a un ordenador, en una cadena de montaje manipulando algún producto, de pie en algún mostrador, en la construcción cargando elementos pesados, conduciendo algún vehículo de repartidor o conductor de autobús y un largo etcétera de profesiones. ¡Pero espera! Que a eso le añadimos la era de las nuevas tecnologías y… ¡le vamos a sumar toneladas a nuestro cuerpo! Nos pasamos horas y horas con la cabeza fuera de nuestra línea anatómica, es decir, más agachada de lo normal, mirando el móvil o la Tablet.

Un estudio realizado por Hansraj, K. (2014), calculó que con una media de 4 horas al día en una posición de la cabeza con 60º de inclinación equivale a soportar 108 kilos al día, lo cual supone 39.420 kilos al año. Estamos sometiendo a nuestra cervical y a nuestra musculatura implicada en soportar nuestra cabeza, a una tensión que tarde o temprano nos acabará pasando factura.

A todo esto le sumamos, como decía anteriormente, todas esas personas que han pasado de no hacer nada, a correr 20km el domingo, a levantar cargas que sus ligamentos no están preparados para soportar, a querer llegar al escalón número 25 sin pasar por los anteriores.

El problema viene una vez que aparece el dolor. Lo primero y más normal suele ser ir al médico y hacer las pruebas necesarias. Pero, cuando te dan los resultados, entonces ¿qué? Puedes tener suerte y que localicen el problema, o tener menos suerte y que no vean nada. En cualquiera de los casos la solución es la misma: acude cuanto antes a un profesional de la salud y el entrenamiento, sobre todo alguien con reparación específica para conseguir una readaptación de la zona afectada, ya sean entrenadores personales o fisioterapeutas, o mejor aún, ambos. En T-CENTER tuvimos claro desde el primer día que los entrenadores y el fisioterapeuta deberían trabajar mano a mano, y así lo hacemos.

CONSEJOS Y MITOS

La última opción siempre será la operación, y no lo digo yo, lo dice probablemente el mejor profesional de columna de todos los tiempos, el doctor McGill. Por lo general la operación, en el mayor de los casos no garantizará el que los dolores no vuelvan a aparecer, es más, esa cirugía es muy probable que afecte en peor medida a la zona afectada, ya que se dañarán tejidos que hasta entonces estaban sanos.

Debemos de tener en cuenta que aunque hiciésemos todas las pruebas disponibles en un hospital para detectar de dónde viene una molestia en la columna, seguiría siendo insuficiente para tener la información necesaria. Deberíamos evaluar a esa persona de manera activa, pasiva, en diferentes posiciones o movimientos para simplemente comenzar a tener un feedback suficiente y empezar a trabajar en la readaptación de esa persona. Ahí reside el papel más difícil en mi opinión de un entrenador personal, detectar cuáles pueden ser las causas de una asimetría, una compensación, una molestia, etc. Y esto no es cosa de un día ni dos, sino de un trabajo constante con el cliente. Al fin y al cabo, lo que buscamos con el entrenamiento personal de un cliente, sobre todo en estos casos, es que ese dolor no se vuelva a repetir, localizar cuál era el problema y no el síntoma, y corregirlo.

Existen mitos en este tema como por ejemplo:

- "Una hernia de disco es el final".
- "Tumbarme en la cama calmará mi dolor de espalda".
- "El estiramiento es bueno para el dolor de espalda".

Detrás de un dolor de espalda casi siempre va a existir algún músculo que no hace bien su función, una descompensación creada con el paso de los años de algo repetitivo o malas posturas, circuitos neuro-motrices que están fallando, musculatura debitada o demasiado tensa, etc. Pero todas y cada una de las personas con molestias, pueden volver a llevar una vida normal, y por supuesto practicar el deporte o actividad física que le gusta.

Tengo clientes con más de 60 años, con hernias, y practicando esquí, buceo, trail, personas que llegaron con zonas de su cuerpo totalmente adormecidas por culpa de diferentes molestias lumbares, que hoy en día no se acuerdan de dichos dolores y se centran en buscar objetivos y nuevos retos, chicos de menos de 30 años, que no podían levantarse de la cama, y en pocas semanas han podido volver a una vida normal. El cuerpo humano es increíble, solo hace falta que alguien saque de ti lo mejor de él.

En T-CENTER, el equipo de entrenadores personales estamos a vuestra entera disposición para ayudaros a conseguir cualquiera de vuestros objetivos, pero siempre sobre una base de salud. Aparte, todas nuestras disciplinas de entrenamientos de grupos reducidos se adaptan a cada persona sea cual sea su nivel inicial. Podéis venir a probar, y uno de nuestros entrenadores les hará de manera gratuita una valoración inicial.


  Samuel Torres
  Co-Director de T-Center
  Personal Trainer