Inicio / Historial de Publicaciones / Publicación


Desgarro total o parcial del manguito de los rotadores

Publicado el Miércoles 27 de Diciembre de 2017

Creo que no existe ninguna persona que haya tenido algún tipo de molestia en el hombro a la que no se le haya indicado por lo menos un ejercicio para el Manguito de los Rotadores. Y bien ¿qué es este manguito?, ¿dónde se localiza?, ¿en qué me puede afectar?, ¿cu├íntos músculos lo conforman y cu├íles son? y ¿qué función tienen?. Voy a intentar explicaros brevemente estas cuestiones y el porqué de la importancia de este Manguito.

Comencemos por dónde est├í localizado:
Pues bien , su localización est├í en el hombro, pero esta articulación est├í formada por varias como son; esterno-clavicular, acromio-clavicular, esc├ípulo-humeral o gleno-humeral y una m├ís, denominada falsa articulación, que es la esc├ípulo-tor├ícica.

Cuando realizamos ejercicios de hombro estamos afectando a casi todas las articulaciones, por eso es necesario conocerlas.

El manguito de los rotadores est├í formado por cuatro músculos; supraespinoso, infraespinoso, subescapular y redondo menor. Los tres primeros son rotadores externos del húmero sobre la glenoide y el último es rotador interno.

¿Qué es la glenoide? Es la cavidad de la esc├ípula donde articula la cabeza humeral, es ampliada por el rodete glenoideo (un anillo fibrocartilaginosos que aumenta el ├írea de la articulación) debido a que la cabeza del húmero tiene unas dimensiones mayores a la glenoide. Esto genera una articulación muy móvil pero también muy inestable.

Los músculos del manguito rotador tienen un factor común: su origen est├í en la esc├ípula y su inserción en la cabeza humeral, muy próxima al eje articular; los rotadores externos se insertan en el tubérculo mayor y el rotador interno en el tubérculo menor, compartiendo todos un brazo de momento muy pequeño.

Brazo de momento: Línea recta imaginaria perpendicular a la línea de fuerza que pasa por el eje. Representación gráfica de la cantidad de rotación que provoca una fuerza.

Este brazo de momento pequeño le da una función característica al manguito ya que son músculos deslizadores, esto quiere decir, que deslizan la cabeza del húmero por la cavidad glenoidea manteniéndola en todo momento centrada, siempre que su funcionamiento sea el correcto.

Por encima y alrededor de este manguito hay músculos de mayor tamaño con un brazo de momento mucho mayor que son denominados rodadores y generan grandes movimientos. Si por ejemplo hago un movimiento de abducción amplio y la musculatura del manguito no realiza su correcta función, se producir├í ese rodamiento sin deslizamiento de la cabeza humeral comprometiendo la salud del hombro y produciendo un impingement.

El Síndrome de Impingement es una patología producida por la compresión del manguito rotador, bursa subacromial y/o tendón de la cabeza larga del bíceps, entre la cabeza del húmero y el acromion. Hay personas m├ís dadas a sufrir este síndrome debido a que cada persona puede tener un tipo de acromion de los tres que existen.

Esta patología fue clasificada por Neer en pellizcamiento primario (subacromial) y secundario:

- El primario suele darse en personas de m├ís de 35 años, presentan dolor progresivo en la región anterior del hombro y superolateral del brazo, y esto les impide dormir acostados sobre el lado afectado. En la exploración física, los pacientes pueden mostrar pérdida de la movilidad y disminución de la fuerza, adem├ís suelen presentar un acromion tipo II o tipo III.
- El secundario muestra una inestabilidad debida a microtraumas en ligamentos glenohumerales por stress repetitivo. Esto genera deficiencia de los estabilizadores est├íticos (ligamentos) y con ellos un incremento de la función del manguito rotador. A su vez, esto produce fatiga de dicha musculatura, y genera una traslación anterosuperior de la cabeza humeral provocando el pinzamiento subacromial. Este tipo de patología se da principalmente en personas jóvenes (menores de 35 años) y que practican deportes que implican movimientos de elevación del brazo (béisbol, natación, voleibol, tenis, etc.). Adem├ís de dolor, pérdida de fuerza y sensación de inestabilidad, estos pacientes pueden tener movimientos escapulares asimétricos, esc├ípula alada y disminución de los movimientos de rotación humeral.

Cuando hablamos de desgarro parcial o completo del manguito rotador es importante tener un diagnóstico claro para su tratamiento, ya que un desgarro parcial tendr├í un tratamiento inicial similar al de la tendinitis. Sólo en el caso de que los síntomas y la disfunción persistan o sean mayores de lo previsto, ser├í importante interrogar acerca de la existencia de un desgarro parcial. En caso de síntomas prolongados a pesar del tratamiento correcto, el examen puede revelar la extensión del desgarro (parcial o completo).

Valoración

El dolor no hay que tomarlo como un factor determinante, pero sí el movimiento activo, ya que en el desgarro parcial, aunque sea intenso, cualquier remanente de fibras que continúen insertadas ser├ín capaces de iniciar la abducción y la rotación externa, aunque claro est├í, con bastante debilidad.

Es probable que por el dolor se evite realizar tanto la abducción como la rotación externa y el temor del paciente pueda confundir al examinador. Con el hombro algo anestesiado, quiz├ís se pueda tener la cooperación del paciente para que actúe de manera activa.

Si colocamos una abducción pasiva del húmero a 15-20┬║ intentando resistir la rotación externa, previa rotación pasiva de 15- 20┬║, depender├í de la función del manguito de los rotadores. La debilidad para abducir lateralmente los primeros 15 a 30┬║, significa desgarro total.

Si no se logra la abducción activa, podemos colocar el brazo del paciente a 90┬║ y se le pide que conserve el brazo a esta altura. En principio, el deltoides est├í en una posición óptima para generar fuerza y mantener el brazo aunque haya un desgarro total del manguito, pero al no poder realizar su función de deslizamiento para mantener la cabeza del húmero centrada en la articulación, el brazo descender├í lentamente aunque el deltoides genere toda su fuerza (prueba positiva de descenso de brazo). Si incluso se le aplica algo m├ís de resistencia aumentar├í la velocidad de caída.

Si colocamos el brazo en 90┬║ de abducción con flexión de codo también de 90┬║ sería función del manguito mantener el antebrazo a esa altura, si se observa descenso del mismo, existe desgarro.

Con desgarro completo no sería capaz ni de aguantar un instante el antebrazo en posición horizontal. En un desgarro parcial, tras aplicarle presión al antebrazo, habría que compararlo con el otro brazo (sano).

Aquellos que defienden un tratamiento no quirúrgico del desgarro parcial, afirman que con el tiempo, la reacción inflamatoria remite y que la integridad de las fibras con funcionalidad mejoran su función m├ís que con una intervención quirúrgica.


  Alejandro Moreno Gómez
  Licenciado en Ciencias del Deporte
  Entrenador Personal en TCenter
  Team Leader de Tacfit