Inicio / Historial de Publicaciones / Publicación


LAS DUCHAS FRÍAS Y SUS BENEFICIOS, PARA TU SALUD, TU ENERGÍA Y TU MOTIVACIÓN

Publicado el Miércoles 18 de Julio de 2018

¡¡Te propongo un desafío!! la próxima vez que tomes un baño, ¡HAZLO CON AGUA FRÍA!

En principio parece un sufrimiento innecesario, pero una vez que superas esos primeros 30 segundos, te garantizo que todos sus beneficios superan ampliamente a sus contras.

Por ejemplo, algunos de sus beneficios son:

1. Promueve la quema de grasa
2. Mejora la sensibilidad a la insulina
3. Relaja la musculatura después del ejercicio
4. Activa el sistema inmune
5. Ayuda a combatir la fatiga

óltimamente se le ha prestado mucha atención a los beneficios del frío y de tomar duchas frías.

Varios artículos científicos han demostrado que el exponerse al frío, ya sea en forma de duchas frías o tomar baños en lagos, mares o ríos de montaña, por ejemplo, activa el sistema nervioso simpático e incrementa los niveles en sangre de endorfinas como también de noradrenalina en el torrente sanguíneo como en el cerebro. Además, debido a la vasta cantidad de receptores de temperatura en la piel, el mayor órgano del cuerpo humano, un baño de agua fría / helada envía muchísimos impulsos eléctricos desde los nervios periféricos al cerebro que han demostrado tener grandes efectos anti depresivos.

De hecho, en países como Rusia, la exposición al frío se usa desde edades muy tempranas justamente para fortalecer el Sistema Inmunológico.

En el mundo deportivo, varios Atletas de muchas disciplinas diferentes, luego de sus entrenamientos, toman baños con agua helada para inmediatamente después de ejercitarse, empezar a recuperar su cuerpo.

Otro poderoso efecto de la exposición al frío se da en tu estado de ánimo y motivación. Cuando tu mente te aleje del momento presente, cuando tu pasado este quizás atormentandote, o un posible futuro te llene de ansiedad o exaltación desmedida, quizá lo que necesites sea una buena ducha con agua fría para experimentar una verdadera cuota de tu momento presente.
De esta manera, y puedo asegurarte que funciona, las reacciones fisiológicas de esa ducha fría te harán enraizarte con fuerza en tu momento presente, y sentiras una sensacion de poder realizar cualquier cosa que te propongas. Digamos que esto puede ser considerado un efecto ‚Äúsecundario‚ÄĚ, pero hoy en dia, en la situación que nos toca vivir, con un ritmo de vida acelerado, con niveles de stress altísimos y con una infinidad de cosas que suceden al mismo tiempo, esta simple estrategia puede mejorar tu calidad de vida.

Ahora voy a darte algunos consejos para que esta experiencia no sea tan dramática al comienzo.

1. Empieza gradualmente a cambiar la temperatura del agua con la que tomas el baño, de esta manera, el shock térmico no será tan grave, y tu cuerpo y tu mismo podrá ir adaptándose gradualmente.
2. Concéntrate en tu respiración. Mantente en silencio, intenta respirar profundamente para ayudar a que tu cuerpo viva la experiencia con calma, sereno. Intenta respirar desde el abdomen y haz respiraciones largas, puedes intentar, inhalar en 4 segundos y exhalar en 4 segundos.
3. No lo realizes todos los días. En un principio realiza las duchas frías un máximo de 3 veces por semana y de manera espontánea. De esta forma, la experiencia no será tomada como una tortura y hasta llegarás a disfrutarlas / esperarlas
4. Realiza la ducha en silencio y sin distracciones. Intenta concentrarte en la experiencia y se consciente que la realizas por sus amplios beneficios y porque le harás un bien a tu cuerpo y a tu mente.

Espero que estos consejos te hayan servido, y espero que sinceramente puedas incorporar las duchas frías a tu rutina. Verás cómo en solo algunos días, el agua no se sentirá tan fría, como tu cuerpo se sentirá renovado y con más vitalidad después de ellas y como quizás, ya no vuelvas a ducharte con agua caliente.



  Adrián Leonel Di Domenico
  Personal Trainer en T-Center