Inicio / Historial de Publicaciones / Publicación


FASCIA Y POSTURA (Primera Parte)

Publicado el Miércoles 17 de Enero de 2018

Y tú... ¿Qué haces por tu cuerpo?

La fascia es una estructura de tejido conectivo muy resistente que se extiende por todo el cuerpo como una red tridimensional. Es de apariencia membranosa y conecta y envuelve todas las estructuras corporales. Da soporte, protección y forma al organismo. Constituye el material de envoltorio y aislamiento de las estructuras profundas del cuerpo. Este sistema de fascias está caracterizado por una gran capacidad de deslizamiento y desplazamiento.

Se considera que uno de los beneficios heredados, de la posición bípeda, fue el hecho de elevar la cabeza sobre el resto de los componentes corporales y, de esta forma, ampliar el horizonte que alcanzaba la vista, lo que facilitó también la amplitud y la velocidad de nuestra orientación en el espacio. Sin embargo, el mantenimiento de una correcta postura vertical es una labor muy difícil. En los últimos años, se observa el incremento del número de personas con importantes cambios en el comportamiento postural, que se convierten, con el tiempo, en desviaciones posturales. Esto se debe al hecho de que vivimos en tiempos de cambios rápidos, afirmación que no sólo se refiere a cambios a nivel científico y tecnológico, sino también a cambios en nuestra sociedad. Esta gran velocidad nos afecta personalmente y a nuestras relaciones. Las exigencias crecen, aumenta el estrés y sólo los individuos con buen uso de su cuerpo pueden sobrevivir a esta avalancha.

Nuestro cuerpo deja de ser utilizado de una manera natural y espontánea. El ser humano es cada día menos físico y más mental, más estático y menos dinámico.

Prácticamente todas las situaciones diarias conducen a un gran aumento de tensión física y emocional: ruido de la calle, cambios bruscos de luz, formas de sentarse durante largos periodos, inesperadas interrupciones por el ruidoso timbre del teléfono móvil, una incontrolable avalancha de información que nos bombardea por la televisión o por Internet, etc. Todo esto son dosis demasiado grandes para poder sobrevivir el día sin tensión. Y no hay que olvidar que esta tensión es, en gran parte, acumulativa, afectando seriamente nuestro comportamiento postural. Es sistema fascial encargado de la coordinación del equilibrio postural debe, de una manera continua, resolver problemas creados por las reacciones erróneas de nuestros cuerpos. La dificultad de esta labor consiste en el hecho de que la postura es dinámica, nos movemos de una manera constante. El aparato locomotor nunca descansa; solamente puede disminuir su actividad, pero no detenerse por completo. Cuando dormimos las costillas se mueven, y cuando estamos de pie, nos movemos en forma de péndulo puesto a la inversa.

Las fuerzas gravitatorias pueden ser: ¿nuestro amigo o enemigo? Al actuar dentro de la acción de la fuerza de gravedad, el cuerpo puede adoptar dos tipos de comportamiento: dejar vencerse por ellas y permitir que nos compriman, o expandirse de una manera eficaz en contra de ellas. La decisión de nuestra relación con la gravedad depende de nosotros y de la eficacia del comportamiento funcional del sistema miofascial.

IMPORTANCIA DEL SISTEMA FASCIAL EN EL CONTROL POSTURAL

El mantenimiento de la postura depende de tres sistemas de control sensorial: el sistema visual (A), el sistema somatosensitivo (B) (sensible a los impulsos de estiramiento, presión y compresión) de las extremidades inferiores, el cuál trabajamos en T-Center, y del aparato vestibular (C).

Por lo general, no pensamos de qué manera colocamos los segmentos de nuestro cuerpo en las posiciones básicas de nuestra vida, por ejemplo, cuando estamos de pie o en nuestro puesto de trabajo. El sistema miofascial, encargado de este control a través de los 12 músculos oculares, toda la musculatura paravertebral, los músculos de las extremidades inferiores (particularmente los músculos de los pies), y bajo el control del sistema nervioso, a través de una íntima unión, actúa sobre las posiciones de los componentes corporales.

La eficacia del sistema muscular del cuerpo está controlada por el sistema miofascial. Es indispensable el equilibrio entro todos los factores para el mantenimiento de una postura correcta, en función del óptimo desenvolvimiento funcional.

INTRODUCCIóN AL SíNDROME DE DISFUNCIóN MIOFASCIAL

El constante y progresivo deterioro de la postura corporal y, particularmente, de la mitad superior del cuerpo, afecta a la mecánica del sistema fascial, creando un desequilibrio y dando lugar a la aparición de compensaciones. El desequilibrio funcional en la región de la mitad superior se debe principalmente a dos factores: el factor genético y los cambios relacionados con las actividades de nuestro ambiente. Una gran parte de las actividades de la vida diaria requiere la colocación de las extremidades superiores y de la cabeza por delante del tronco. Al realizarlo, se crea una posición asimétrica, pero funcionalmente cómoda para nosotros. Con el tiempo, este comportamiento se vuelve no sólo cómodo, sino también natural, incluso si se mantiene durante largos periódos de tiempo. De esta forma se crea el hábito del uso inadecuado, preceso que nos lleva a la pérdida de sinergias fisiológicas, indispensables para un funcionamiento correcto de toda la mitad superior del cuerpo. ES UNA SITUACIóN INEVITABLE: LO CóMODO VENCE A LO CORRECTO. Como no se puede cambiar el hecho de que prácticamente todas las actividades diarias que conllevan movimientos de las extremidades superiores se realizan por delante del cuerpo, el sistema fascial se adapta a estos requerimientos y, gradualmente, afecta a la musculatura de la región cervical. Este comportamiento provoca un desequilibrio funcional que no sólo afecta a la columna cervical, sino también a las zonas adyacentes. SE CREA EL HáBITO DE PROYECTAR LA CABEZA HACIA ADELANTE.

Esto ha sido la primera parte de una serie de post que tratarán este tema desde diferentes aspectos. En el siguiente post os contaremos principios del tratamiento y medidas de mantenimiento de una postura correcta. Si os ha interesado el tema y queréis mejorar practicando nuestro sistema, síguenos en el Facebook de T-Center y/o Physiohome ¡¡OS TENDREMOS INFORMADOS!!.


  Miguel García Menacho
  Fisioterapeuta de T-Center