Inicio / Historial de Publicaciones / Publicación


ESTABILIZACIÓN DEL HOMBRO: IMPORTANCIA DEL SERRATO ANTERIOR

Publicado el Miércoles 15 de Noviembre de 2017

El serrato anterior, también llamado serrato mayor, es de los músculos que podríamos definir como “olvidados”, especialmente en deportes de lanzamientos, empujes y golpeos por encima del hombro. Ante este tipo de acciones, hemos de ser muy conscientes de la importancia de mantener un hombro estable, pues la falta de estabilidad en esta articulación cuando se realiza este tipo de especialidades deportivas se postula como un factor de riesgo de lesión a tener en cuenta.

El serrato anterior es un músculo amplio y curvado, ubicado en el lateral del tórax, teniendo su origen en la cara anterior del borde vertebral de la escápula, para insertarse en las caras anterolaterales de las 10 primeras costillas. Este músculo permite la correcta movilización de la escápula, y una debilidad del mismo hace que se vea comprometida la integridad de la articulación glenohumeral. Estas razones hacen que sea fundamental el fortalecimiento del mismo si queremos realizar ejercicios y/o deportes donde el hombro tenga un rol importante.

La función principal del serrato anterior es llevar la escápula hacia su abducción, con un desplazamiento anterior y superior, pero a dicho rol han de añadirse también otras funciones que han podido verse mediante estudios electromiográficos:

- Ayuda a la flexión y abducción del hombro.
- Ayuda a estabilizar la escapula contra el tórax en los esfuerzos de empuje anterior que realiza el hombro.
- En cadena cinética abierta realiza abducción de la escápula.
- En cadena cinética cerrada desplaza el tórax hacia detrás (flexiones contra el suelo o pared).
- Si se toma como punto fijo la escápula provoca una elevación de las costillas en la inspiración

Teniendo en cuenta que un déficit o atrofia de esta musculatura puede provocar una escápula alada (mala centralización de ésta sobre la pared costal), entre otras alteraciones, hemos de proponer una serie de consideraciones cuando queramos desarrollar ejercicios destinados a mejorar la función de este músculo:

- Realizar trabajo de abducción escapular de manera concéntrica y excéntrica en cadena cinética abierta.

- Realizar ejercicios en cadena cinética cerrada para integrar el trabajo de este músculo dentro de un rol estabilizador en coactivación con otra musculatura periarticular de la glenohumeral.

- Diseñar ejercicios donde se combinen acciones estabilizadoras del serrato mayor con el trapecio inferior y la musculatura aductora de la escápula.



  Miguel García Menacho
  Fisioterapeuta de T-Center