Inicio / Historial de Publicaciones / Publicación


EMBARAZO

Publicado el Miércoles 06 de Junio de 2018

Hoy por hoy se plantea una duda cuando una mujer se queda embarazada. Por un lado está aquella que nunca ha hecho nada de deporte y que piensa que aún menos es el momento de empezar en ese estado, y por otro, la mujer deportista que corta su actividad deportiva por miedo a afectar negativamente al embrión.

Bien pues para aclarar un poco este dilema, os diré que en ambos casos es necesaria la actividad física, claro que dependiendo del momento tendrá modificaciones específicas , pero no hay nadie que pueda evidenciar que la actividad física es negativa durante el embarazo, es más, lo que sí se desaconseja es el reposo absoluto (sólo en ciertos casos específicos en los que haya un riesgo elevado de aborto, se recomendaría).


La mujer embarazada sufre varios cambios a nivel fisiológico y estructural, pero ninguno de ellos prohibe la actividad física, es más, esos cambios por ejemplo a nivel de las curvaturas de la columna vertebral aún le dan mas importancia al fortalecimiento de la musculatura para disfrutar de 40 semanas de embarazo con las mínimas molestias posibles.

Dentro de los cambios que se producen tenemos:

- Sistema cardiovascular: El tamaño del corazón aumenta, también lo hace el gasto cardíaco y la frecuencia cardíaca, la tensión arterial baja y hay posibilidad de anemia del embarazo.

- Sistema respiratorio: La presión diafragmática y pulmonar aumenta, también lo hace el Volumen minuto cardíaco (cantidad de sangre que bombea el corazón en un minuto, esté parámetro depende del producto del volumen sistólico y la frecuencia cardíaca. Su valor normal en reposo es de 5 litros aproximadamente y puede llegar hasta valores máximos de 22 a 35 litros según cada sujeto), también la Ventilación minuto/reposo (volumen de gas inhalado desde los pulmones de una persona por minuto) y el Volumen corriente o Tidal (cantidad de aire que es desplazado a lo largo de la inhalación y exhalación normal, en otras palabras, la cantidad de aire que se respira a lo largo de la respiración normal). En cambio hay dos parámetros que disminuyen que son el Volumen residual (cantidad de aire que queda en los pulmones después de exhalar completamente) y el Volumen de reserva espiratoria (cantidad adicional máxima de aire que se puede espirar mediante espiración forzada, después de una espiración corriente normal, normalmente es de unos 1.200 ml).

- Sistema digestivo: El estómago, intestino e hígado son desplazados. Aparecen náuseas y vómitos matinales. Existe mayor reflujo gastroesofágico y estreñimiento y hay un aumento de caries y gingivitis.

- Sistema renal , urinario y reproductor: La vejiga sufre modificaciones y aumenta la frecuencia miccional. Existe retardo en la eliminación de la orina y esto favorece a las infecciones urinarias. Tanto las mamas como el útero aumentan su tamaño. Este último genera una compresión a la vejiga y produce un agravamiento de la Incontinencia Urinaria (IU) por esfuerzo.

- Sistema endocrino: La progesterona genera vasodilatación y relajación del músculo liso (también conocido como no curvo o no voluntario, se compone de células en forma de huso. Carecen de estrías transversales aunque muestran ligeramente estrías longitudinales. El estímulo para la contracción de los músculos lisos está mediado por el sistema nervioso autónomo).
Los estrógenos afectan en el crecimiento de útero, en la ganancia de peso y en la redistribución de grasas. La hormona relaxina aumenta la laxitud de los ligamentos. Otro punto es la compleja regulación del tiroides. La hormona tiroidea está especialmente implicada en el desarrollo del sistema nervioso central del feto. Una peculiaridad es que el feto no es capaz de fabricar su propia hormona tiroidea hasta la semana 10 de embarazo y por tanto depende de la hormona tiroidea materna. Por último, hay un aumento de hasta un 25% de metabolismo basal (valor mínimo de energía necesaria para que la célula subsista. Esta energía mínima es utilizada por la célula en las reacciones químicas intracelulares necesarias para la realización de funciones metabólicas esenciales, como es el caso de la respiración).

- Cambios biomecánicos: Se produce una anteversión pélvica que conlleva una hiperlordosis lumbar unida a una debilidad y alteración de la faja lumboabdominal. Si bajamos de la pelvis se produce una rotación externa de las caderas. Subiendo en dirección hacia la cabeza nos encontramos con el aumento de mamas, anteriormente citado y una hiperlordosis cervical. Todo lo citado produce un desplazamiento hacia delante del centro de gravedad.


- Cambios a nivel psicológicos: Estos cambios afectan tanto antes y durante el embarazo, como en el postparto debido a la adquisición de nuevos hábitos. Ademas de estas nuevas tareas aparecen sentimientos de miedo, inseguridad, preocupación , duda , crisis de autoestima y autoconfianza, más los cambios en la autoimagen, esa modificación sufrida y que a muchas mujeres les cuesta recuperar y que les afecta muy negativamente.

Después de ver que no son pocas las modificaciones, vamos a ver una lista de beneficios que tiene el entrenamiento, siempre realizado con un especialista en embarazo y postparto.

1. Mejora o mantiene los niveles de condición física de la madre, lo que contribuye a sobrellevar mejor el embarazo y el proceso del parto y a acelerar y mejorar la posterior recuperación.
2. Aumenta la sensación de bienestar durante el parto. Un parto es un estrés físico muy exigente por lo que debes estar lo más preparada posible.
3. Desciende el riesgo de diabetes gestacional y disminuye el nivel de glucosa de aquellas que ya la padecen.
4. Mejora la calidad del descanso y del sueño.
5. Desciende el riesgo de cesárea y/o de parto instrumental.
6. Contribuye al control en el aumento en el peso de la madre.
7. Favorece una recuperación más rápida tras el parto.
8. Provoca un descenso del dolor lumbar.
9. Previene la preeclampsia (hipertensión inducida por el embarazo).

(Dell Pruett & Caputo, 2011)(Mottola & McLaughlin, 2011)(Chasan-Taber et al, 2011)( ACOG, 2015).

Gracias a Lidia Romero Gallardo, por su investigación sobre el embarazo y post-parto.
En un próximo artículo ahondaremos un poco más en qué factores limitaran el entrenamiento.
Os esperamos en T-Center.


  Alejandro Moreno Gómez
  Licenciado en Ciencias del Deporte
  Entrenador Personal en TCenter
  Team Leader de Tacfit