Inicio / Historial de Publicaciones / Publicación


ALIMENTACIÓN "ALCALINA"... PURA VIDA.

Publicado el Miércoles 30 de Mayo de 2018

Todos queremos mantenernos jóvenes, fuertes, de buen ver y con vitalidad con el paso de los años, o que te digan esa frase de: "aparentas muchos menos de los que tienes".

Para ello debemos centrar nuestra atención en ciertos hábitos saludables, sobre todo de alimentación, para hacer que nuestras células, y más concretamente nuestras encimas, tengan el poder suficiente como para mantener esa vitalidad, evitar en un alto porcentaje ciertas enfermedades, hacer que a nivel musculo-esquelético nuestro cuerpo no pierda tantas capacidades con el paso de los años.

Digamos que tenemos un número X de encimas en el cuerpo, y debemos mantenerlas tanto en calidad como en cantidad lo mejor posible para evitar la oxidación más temprana de nuestro organismo. ¡Pero ojo! No sólo debemos mejorar hábitos a nivel físico o de alimentación, sino también a nivel psicológico, intentando ver el vaso medio lleno, con actitud positiva y liberándonos todo lo posible del estrés al que estamos sometidos en nuestro día a día.


HÁBITOS DE ALIMENTACIÓN ALCALINA

Últimamente, se suele escuchar y leer en muchos lugares la frase, "el intestino, tu segundo cerebro". Muy cierta, nuestro intestino dirá mucho de cómo funciona nuestro organismo, y de ello dependerán a su vez muchas de nuestras sensaciones en nuestro día a día.

- No debemos eliminar o reducir en exceso los hidratos de nuestra alimentación. Son los encargados de que la glucosa llegue a las células, y si esto no ocurre, entraríamos en estado de inanición. Una alimentación basada solo en proteínas acidificaría en exceso nuestro cuerpo, pudiendo llegar a dañarlo.

- Evitar el exceso de grasas (sobre todo grasas trans): un exceso de grasa en el torrente sanguíneo, provoca un espesor mayor en la sangre, por lo que su función de hacer llegar al organismo el oxígeno y los nutrientes queda mermada, provocando un envejecimiento anticipado de las células.

- Cuidado con la Grasa Visceral: un nivel elevado de este tipo de grasa, está relacionado con una salud intestinal mala o pobre. Debemos comer más pescado que carne de origen animal o lácteo. Esto es debido a la temperatura de su sangre, siendo la de los animales más alta que la del ser humano.

- La ingesta de alcohol en exceso, provocará un gran trastorno en el sistema digestivo para poder descomponerlo, lo que causará un gran daño a nivel enzimático, destruyendo un gran número de estas. La famosa "resaca" es el proceso mediante el cual nuestro cuerpo está intentando regenerar el daño creado, llegando a provocar mareos, vómitos, malestar...

- Beber agua durante todo el día ayudará mucho a tu organismo en todos los procesos de síntesis, digestión, limpieza, etc. Un bebé puede llegar a estar compuesto por un 80 por ciento de agua, y en una persona mayor el porcentaje puede llegar a reducirse hasta un 50 por ciento. Esto nos da pistas de la relación que tiene el agua con el envejecimiento. Recuerda, cuando tengas sed, tu cuerpo ya está deshidratado, así, que bebe antes de que llegue ese momento. Intenta beber agua "buena", es decir, agua que no sea del grifo, al menos de vez en cuando, por el tipo de proporciones de minerales que tienen.


¿QUÉ ALIMENTOS ALCALINIZAN MI CUERPO?

1. Pescado azul: caballa, sardinas
2. Verduras y hortalizas
3. Cereales como el arroz integral, cebada, mijo, quinoa…
4. Frutas
5. Brotes y algas
6. Legumbres
7. Frutos secos
8. Semillas (chía, amapola...)
9. Especias (Canela, Jengibre...)

Al final todo esto no sólo se resume en un tema de alimentación, sino un estilo de vida. Hay muchos factores que también influyen en la calidad y cantidad de nuestro sistema enzimático. Una persona fumadora creará un cuerpo más deshidratado, alguien con falta de sueño constante, no dejará que su cuerpo se recupere totalmente, y poco a poco se irá debilitando, agotando, haciendo que su organismo se sobre esfuerce para seguir adelante. Y algo muy importante, que comentaba en el inicio del post, es la actitud, las preocupaciones, el ambiente de trabajo, los amigos…Todo ello influye negativa o positivamente en el funcionamiento de nuestro organismo. Las personas más longevas suelen tener en común cosas como: un buen descanso, no comer de manera excesiva, vivir en ambientes tranquilos y con vegetación, sonreír, querer y ser querido por los suyos.


  Samuel Torres
  Co-Director de T-Center
  Personal Trainer