Blog

Artículo de la Semana

Síndrome Cruzado Superior

¿Qué es el Síndrome Cruzado Superior O Proximal?

Para entender claramente que es el síndrome cruzado superior, debemos conocer que es una enfermedad o patología musculo esquelética. Esta patología es una alteración postural de nuestro cuerpo en la cual los músculos tónicos, encargados de mantener nuestra postura erguida como los que se localizan en la zona lumbar o cervical, se acorten o contraigan más de la cuenta y, nuestros músculos fasicos, encargados principalmente de las contracciones voluntarias como por ejemplo son el recto del abdomen o flexores de cuello, se estiren o inhiben más de lo normal.

Por si resulta más fácil de entender, Moore, M.K. (2004), definía que "el origen de esta patología musculo esquelética que cursa con un patrón disfuncional, era originada por un exceso del tono muscular en la parte anterior o posterior, unido a un déficit de tono en la parte antagonista del mismo".

¿Qué características presenta?

La primera característica que presenta es que en la parte proximal o superior de nuestro tronco, cuyos músculos implicados en este síndrome son:

Músculos de la parte anterior del cuerpo:

  • Flexores de cuello.
  • Pectorales (mayor y menor).
  • Músculos de la parte anterior del cuerpo:

  • Trapecio (superior, medio e inferior) y elevador de la escapula.
  • Romboides y serrato mayor.
  • Como podemos observar en la imagen, la naturaleza más común con la que se representa el síndrome es un pectoral mayor y menor, trapecio superior y el elevador de la escapula o angular del cuello muy contraídos, acortados, con un grado tensión y tirantez alto. Por la otra parte, encontraremos tanto los flexores profundos de cuello como romboides, trapecio medio e inferior y serrato mayor muy sobreestirados e inhibidos, sin la suficiente tensión o con debilidad de ese tono muscular. Por lo que las lesiones que más frecuente aparecen son en cuello, hombros y columna dorsal alta.

    Este síndrome o enfermedad normalmente aparece por causas extrínsecas como por exceso o defecto de actividad física y/o una ineficiente preparación. Pero también hay causas intrínsecas como desequilibrios emocionales (estrés, ansiedad), trabajo muy sedentario o poco activo, o malas posturas mantenidas en el tiempo. Ya sea una causa u otra la perjudicial, nos provoca un desequilibrio corporal con los que adquirimos malos patrones. Los principales patrones negativos que adquirimos con el sindroma cruzado superior son:

  • Excesiva anteriorización junto con rotación interna de nuestros hombros.
  • Cuello adelantado con respecto a la línea normal del tronco, provocando que el cuello este en una posición de mayor extensión a lo que está acostumbrado.
  • Hipercifosis dorsal, es decir, aumentamos la curva de nuestra columna dorsal, lo que normalmente es conocido como "chepa".
  • Estas características son las más significativas a la vista que crea este síndrome pero a lo que realmente debemos prestar atención es a las numerosas causas patológicas que crea: la anteriorización de hombros y cuello puede crear desordenes musculo esqueléticos como puntos gatillos miofascial que originan dolor local y referido (en un punto alejado del punto gatillo principal), problemas en la articulación cráneo-cervical afectando principalmente al occipital, vértebra cervical 1 y 2 ( C1 y C2), generando así posibles dolores de cabeza, mareos o cefaleas, inestabilidad de la columna dorsal afectando a nuestras escapulas y su movilidad pudiendo provocar disquinesias y escapulas aladas. Por último, este síndrome puede provocar hasta afectaciones en la articulación temporomandibular (ATM), creando una mala funcionalidad y dolor muscular del musculo masetero entre otros (Rodríguez, B., Mesa, J., Paseiro G., 2004).

    ¿Qué soluciones y tratamientos hay?

    Lo principal es acudir y ponerte en manos de Profesionales de la Salud como sería el Fisioterapeuta y el Entrenador Personal. En T-Center estamos encantados de ayudarte, de valorar tu estado y tu patología y buscar el tratamiento y la planificación deportiva adecuada.

    En caso de sufrir el síndrome cruzado superior por un exceso de actividad física:

    Desde el punto de vista de la fisioterapia, tras una exploración y evaluación fisioterápico del caso, lo ideal es tratar los músculos de tu síndrome cruzado superior que se encuentran con excesiva tensión muscular y contraídos, buscando sus puntos gatillos miofasciales o bandas tensas tratándolos con Técnicas Analgésicas como la punción seca, electro punción, diatermia, masoterapia, vendaje neuromuscular y estiramientos. Todo este proceso será combinado una readaptación pautada y progresiva con ejercicios de fuerza y movilidad, así como estiramientos entre otras cosas, para mejorar el tono de los músculos del síndrome que se encuentran inhibidos.

    Una vez recuperados de esta patología, lo fundamental seria que unos de nuestros Entrenadores Personales del centro valorasen tu forma y ergonomía a la hora de realizar la actividad física ya que debe ser un profesional quien te ayude a realizar correcciones posturales a la hora de la práctica deportiva.

    En caso de sufrir el síndrome cruzado superior por un defecto de actividad física:

    Lo primero que te recomendamos es acudir a la valoración por parte del fisioterapeuta, quien valorará el estado de tu tono muscular debilitado y patológico, solventado ese dolor con las Técnicas Analgésicas apropiadas, muchas ya mencionadas antes, pautando ejercicios de recuperación de tono y movilidad.

    Y tras esa parte, lo principal es incluir la actividad física en tu vida diaria, obviamente guiada por un profesional como un Entrenador Personal de T-Center que se encargará de valorar y planificar correctamente todos y cada uno de tus entrenamientos para evitar volver a sufrir una recaída o una nueva lesión, muy frecuente en personas que desconocen la forma de entrenar adecuada.

    Para concluir, es fundamental evitar malas posturas mantenidas en su vida diaria en momentos tan frecuentes como dormir, ambiente de trabajo, etc, así como la inclusión de movimiento y actividad física, ya que a parte del tratamiento fisioterápico, el movimiento y ejercicio será otro de los grandes aliados para el alivio de los síntomas de este síndrome cruzado superior.

    No olvide que lo fundamental es tener calidad de vida...