Blog

Artículo de la Semana

FlowFit, OODA Flow y Estado de Flow Mental

Recientemente tuve la oportunidad de participar en la Certificación de FlowFit de la mano de Alberto Gallazzi. Pese a llevar varios años practicando esta disciplina, este tipo de formaciones/certificaciones, te dan la oportunidad de ahondar más allá de la mera práctica de ejercicio físico. Dos días en los que adquieres conocimientos (Qué, cómo y por qué) y herramientas de trabajo que no suelen aparecer en los libros de texto.

¿Qué es FlowFit?

Quizás antes de nada debemos explicar qué es. Flowfit es uno de los tres anillos que conforman CST (Circular Strenght Training System) creado por Scott Sonnon, y, si lo traducimos al español, sería algo así como "fluir a partir del movimiento".

Su intención es que, a partir de una serie de movimientos/posiciones, que abarcan toda la gama del movimiento humano (6 grados del movimiento), la alineación estructural, la llamada consciencia intuitiva (capacidad de saber qué hacer en cada momento y situación) y, una respiración fluida y acompasada, se pueda mejorar la técnica, reducir y, con el tiempo, ir eliminando diferentes restricciones estructurales que te llevan, por tu trabajo, sedentarismo, malas posiciones…del día a día, a ir limitándote articularmente cada vez más y por consiguiente, haciendo empeorar el rendimiento.

Se habla de 6 grados, divididos en 3 elementos de Traslación:

  • Heave – Arriba y Abajo
  • Sway – Derecha e izquierda
  • Surge – Adelante y atrás
  • Y 3 elementos de Rotación:

  • Pitch – Flexión y extensión
  • Roll – Flexión lateral
  • Yaw – Rotación sobre el eje
  • Según el propio Sonnon "Flow implica coordinación, control motor, sinergia esencial, consciencia propioceptiva, agilidad, equilibrio, precisión, cadencia, ritmo y sensibilidad. Mide aptitudes físicas como la habilidad de reclutar múltiples articulaciones de forma eficiente para moverse en los diferentes planos del movimiento, disminuyendo el esfuerzo (la denominada “tensión selectiva”), con mayor facilidad e imaginación."

    ¿En qué consiste una sesión de Flowfit? Toda sesión, al igual que en las demás disciplinas que conforman CST, está dividida en tres partes:

  • Movilidad: Donde a través de determinados movimientos empezamos a elevar la temperatura corporal, mejoramos la lubricación articular y movilidad de la fascia, preparando así las articulaciones para la actividad física de forma general y, también de forma más específica, enfocado al trabajo que se realizará en dicha sesión.
  • Workout: En el que primero se va aprendiendo por partes el Flow que se trabajará en la sesión, de forma que no sólo se va preparando aún más a esas articulaciones, sino que empezamos poco a poco a focalizar y a concentrarnos en poner los 5 sentidos y así poder llegar a completamente conscientes de nuestro cuerpo y del movimiento, ayudándonos de la respiración. Una vez aprendidas todas las partes se unen y se practica ese Flow durante 12-14 min. Ese trabajo dependiendo del día estará centrado en mejora de la técnica, equilibrio, resistencia, mejora del rango articular…
  • Compensación: Mediante la activación de la musculatura antagonista con posturas de Prasara Yoga, vamos relajando y llevando a la calma al cuerpo y a todas las partes del mismo que han trabajado de forma activa en el Flow. Al acabar, tu cuerpo tendrá mejores sensaciones que antes de empezar la actividad y, con la práctica continuada, este volverá a su equilibrio natural.
  • Llegados a este punto, muchos se preguntarán si pueden o si serán capaces de practicar Flowfit. La respuesta es . Afortunadamente nos encontramos ante un sistema en el que hay diferentes opciones y secuencias disponibles para cada nivel de forma física o capacidad. Es un sistema en el que se va de menos a más, de movimientos muy simples, que se van a ir desarrollando hasta llegar a otros más complejos, que sería el flow final, por lo que cada persona tiene la posibilidad de trabajar acorde a sus necesidades, lo que hará que su cuerpo mejore a todos los niveles y eliminando así el riesgo de lesión.

    Flowfit es la práctica perfecta para todos aquellos a los que les cuesta hacer ejercicio por todas esas restricciones y limitaciones de las que hablábamos antes. Estas se irán eliminando y se irán mejorando otros aspectos, que harán que tu cuerpo sea capaz de asimilar mucho mejor el paso del tiempo y la edad.

    OODA Flow

    Y ¿por qué no le damos una vuelta más a todo esto? Ya tenemos creado el Flow, lo hemos trabajado y hemos asimilado los movimientos y la respiración. A nivel articular ya hemos eliminado algunas restricciones, por pequeñas que sean, y nos encontramos más "engrasados", lo que hace que ese movimiento sea realmente fluido.

    Pues ahora vamos a trabajar esa misma secuencia, pero con los ojos cerrados... Así de primeras puede sonar raro e incluso absurdo, pero nada más lejos de la realidad.

    La gran mayoría nos hemos mirado en el espejo del gimnasio para ver si estábamos realizando bien un ejercicio o simplemente para poder realizarlo, porque si no nos vemos, nos cuesta. Pues si llevamos los ejemplos anteriores a la práctica de Flowfit nos encontramos con lo mismo; mientras trabajamos con los ojos abiertos, vamos visualizando tanto los movimientos como el entorno, pero si quitamos ese estímulo visual la cosa cambia y mucho.

    El Sistema Vestibular (parte del oído interno y cerebro) nos ayuda a controlar el equilibrio y los movimientos del ojo, por lo que es el que nos permite situar a nuestro cuerpo en el entorno, así que, al cerrar los ojos, en este caso, al repetir la secuencia, nos vamos a encontrar que nuestros movimientos perderán esa fluidez, serán más “robóticos”, nos costará reaccionar e incluso saber dónde estamos al final del movimiento.

    Y cuál es el fin de todo esto. Ante todo, entender que el fin no es el movimiento en sí, ni aprender a moverse (que también es importante), la idea es ser conscientes de nuestro cuerpo, de percibir ese movimiento e interiorizarlo de forma relajada a través de la respiración; y después, ayudar a desarrollar el cerebro en cuanto a la propiocepción y capacidad de adaptación a las diferentes limitaciones, mejorar el tiempo de reacción y respuesta...

    Las siglas OODA significan Observar, Orientar, Decidir y Actuar, por lo que, tomándolas como punto de partida, las variables con las que contamos en un Flow para poder "jugar" y poner a prueba tu cerebro, son numerosas.

    Estado de Flow mental

    El concepto de Flow Mental no es nuevo, su "creador", el psicólogo Mihaly Csikszentmihalyi ya empezó a hablar de ello en 1988, pero el hecho de conseguirlo mediante el ejercicio físico es algo que prácticamente sí lo es para nosotros.

    En el caso de Flowfit u OODA Flow, no sólo te da la posibilidad de llevar tu cuerpo a conseguir un mayor potencial físico; el ser capaz de percibir el movimiento e interiorizarlo por medio de una respiración fluida hace que se empiecen a desencadenar una serie de procesos bioquímicos (producción de diferentes hormonas) e incluso cerebrales (estimulación de determinadas ondas cerebrales) que hacen que tu cuerpo y mente se vayan relajando, ayudando así, no solo a mejorar en la práctica del ejercicio físico (hay restricciones musculares y articulares que vienen de la propia tensión generada entre otros por el estrés diario), sino también en la reducción del estrés, ansiedad...

    La práctica continuada hará que este estado de Flow Mental sea más fácil y rápido de conseguir, haciendo de ella la forma perfecta para "resetear" tras un duro día, y así, preparar tu cuerpo para que tenga un mayor y mejor descanso, o incluso para seguir con la rutina diaria en óptimas condiciones.